Servicios de hosting baratos, o cómo cargarse un proyecto web por 200€

Para conseguir que una página Web dé el máximo rendimiento, hay que tener en cuenta muchos aspectos, entre los que se incluyen los relativos al dominio, tanto en referencia a la extensión como al servicio de alojamiento Web que se contrate.
 
El servicio de alojamiento Web contratado es importante;

La crisis lleva al ahorro, ahorrar en algunas cosas es quedarse sin oportunidades. La obsesión por la reducción de costes como consecuencia de la crisis ha llevado a muchas empresas a recortar todo lo que se pueda, y en consecuencia a cometer errores que afectan negativamente a la utilidad de su página web.

Vista la situación económica, y que por lo tanto hay mercado, proliferan las empresas que ofrecen servicios de alojamiento Web que prioriza el precio frente a la utilidad práctica del servicio, llegando a sacrificar las garantías legales mínimas imprescindibles, arriesgándose a recibir sanciones económicas de importes considerables.

Conscientes de que el cliente ni se imagina la importancia de un alojamiento web en condiciones, algunos ISP (proveedores de servicios de Internet) obviando la importancia de los aspectos legales y de aprovechamiento de la página, ofrecen servicios de alojamiento web en el extranjero, que resultan incomparablemente más económicos, y por la diferencia de costes (un servidor para ofrecer servicios de hosting Web en los Estados Unidos puede costar hasta un 20% de lo que cuesta en España) deja un margen comercial mucho más importante.

Alojar el dominio corporativo y la página web en el territorio nacional es, por lo pronto, una garantía de cumplimiento de la legislación. Si se precisan certificados (SSL o de otros tipos para dar mayores garantías en comercio electrónico) o registrar bases de datos, si el alojamiento web se realiza en el extranjero, es bastante frecuente que no sea posible su tramitación puesto que el servidor de Internet, y por lo tanto el posting web no cumple la legislación española.

Alojar la página web en el extranjero, además es un impedimento para el posicionamiento de la página en los resultados de los buscadores, y por lo tanto si se quiere tenga alguna garantía de éxito en España, será mucho más interesante que funcione con uno dominio .ES.

Google en las herramientas para webmasters permite indicar el área geográfica de actividad de la página Web, pero aún así lo mejor es que esta ubicación geográfica venga definida por la extensión del dominio o la IP del servidor.


La extensión del dominio también es importante;

Actualmente hay cientos de extensiones posibles para los diferentes dominios, desde .com hasta .net.es..., pasando por tantas opciones como necesidades posibles. Estos tipos se pueden clasificar (en lo que concierne al caso) en tres categorías principales.

Extensiones de dominios genéricos (.com, .net, .biz. .info, .org, .edu...).

Extensiones de dominios territoriales (.es, .fr, .de, .ws, .tv....), que en algunos casos han aprovechado que las siglas coinciden con acrónimos y abreviaturas (.tv no significa Televisión si no Tuvalu, unas islas de la Polinesia, ni .ws significa World Site, si no West Samoa).

Y finalmente se puede hablar de las extensiones de dominios que definen comunidades, ya sean culturales o de otro tipo, como es el .cat.

Visto esto, la propia extensión indica a qué público va dirigido el contenido, y por lo tanto, podrá llegar a afectar al posicionamiento de la página en los resultados de las búsquedas. Si se registra un dominio para trabajar en una zona geográfica determinada, hay que tener en cuenta registrarlo con la extensión correspondiente a aquella zona (no es de vital importancia, pero ayuda), o por lo menos que esté hospedado en ella.

Al registrar un dominio, además de si se trata de un dominio genérico, para regiones geográficas o para comunidades concretas, también se debe saber de qué tipo de dominio se trata, si es un TLD (àTop Level Domain name), que son los dominios .extensión (.com, .net, .es, .cat, .fr…), o si se trata de un dominio de segundo o tercer nivel, que con respecto al posicionamiento son dos opciones igualmente poco adecuadas, y seria el caso tanto de registrar un empresa.com.es, como un empresa.proveedor.com (habitualmente ofrecidos en servicios gratuitos) cómo www.voluntariscaac.cletu.net, empresa.telefonica.net... o lo que sea.

Aún así, registrar un dominio de primer nivel y si el servicio de hosting lo permite, también tiene ventajas que tienen utilidad para la finalidad para la que fueron desarrolladas. Crear diversos subdominios por temáticas (dominios de tercer nivel), como los buscadores ofrecen únicamente dos resultados de cada dominio, pero estas apariciones adicionales en los resultados se tendrán que trabajar bastante, al no valorarse como la misma página, pero además, si la intención no es ofrecer contenidos diferentes si no copar los resultados, se corre el peligro que los buscadores consideren esta práctica como spam, y penalicen tanto el dominio principal como los subdominios de la página.

Hacer trampas en los buscadores es una mala idea, casi seguro que muchos han hecho antes lo que uno piensa hacer, y los buscadores se adaptan para evitar que se modifiquen los resultados de las búsquedas y penalizan duramente al tramposo.


En conclusión;
Lo más recomendable es que el alojamiento de los dominios se efectúe en la zona geográfica correspondiente. Si esto no es posible, se puede solucionar el problema poniendo cada idioma en el dominio del área geográfica (.es, .fr, .it...), de esta manera los buscadores de cada uno de los países le darán el mismo trato como si el alojamiento Web estuviese en su territorio nacional.

De todos modos, hay que informarse para asegurarse de que el servicio de alojamiento Web cumple la legislación para el tipo de contenidos que se deberán incorporar, no hacerlo es cuanto menos arriesgado.

El dominio .cat, en términos de posicionamiento resulta nulo al no estar asignado a ninguna región geográfica concreta, si no al ámbito de la cultura catalana en cualquier lugar del mundo (quizás muestra alguna ventaja en Google en Catalán, pero difícilmente). Aún así este es un factor secundario, porque el posicionamiento por dominio valora la extensión y/o la ubicación geográfica del servicio de hosting, y por lo tanto tener un .cat hospedado en Barcelona prácticamente será lo mismo que tener un .es, o un .com.

Si quiere suscribirse a las modificaciones de esta pantalla, Identifíquese o Regístrese


Publicar comentario

Si desea recibir un aviso cuando se publiquen comentarios en esta pantalla, Identifíquese o Regístrese

AntiRobotsAntiRobotsAntiRobotsAntiRobots



Te ha gustado esta pantalla?¡¡Compártela!!



C/ Del Cós 35, 2n.
08241 Manresa (Barcelona)
Tel: (34) 93.872.52.07
sagfsdginfsagfsdgo@csagfsdgletsagfsdgu.csagfsdgom